¿Pensando en desarrollar una APP?

¡Excelente! Acá algunas recomendaciones para hacértelo más fácil


Ya todos sabemos que la transformación digital ha llegado para quedarse y además que sigue imparable la tendencia del uso de teléfonos inteligentes (smartphones) para conectarse a Internet en detrimento de los ordenadores y portátiles.




En consecuencia, muchos emprendedores se preguntan cómo adaptar sus canales, contenidos y propuestas a este entorno. Una solución bastante extendida, son las apps para móviles. Se estima que en promedio una persona tiene unas 24 aplicaciones en su Smartphone, de las cuales unas 5 acaparan el 80% del tiempo que el usuario utiliza su móvil. Y algunas de ellas son realmente de mucha ayuda y bastante utilidad. Se calcula que al año se realizan más de 155 millones de descargas en las tiendas de apps.


Sin embargo también debemos mencionar que desarrollar una app a la ligera y lanzarla al mercado tan sólo por una corazonada, no siempre es una buena alternativa. Se estima que de los varios millones de aplicaciones que existen en el mercado – más de 3.7 millones para Android y cerca de 2 millones para iOS – un 80% quedan publicadas en la tienda de apps pero los usuarios no se enteran de su existencia o su propuesta no es vista como útil para los usuarios. Es más, de las apps que los usuarios deciden elegir, el 76% de ellas pierde consumidores después de los primeros tres meses de uso, lo que significa que aunque el producto sea elegido entre una inmensidad de ofertas en la tienda de apps, su interés y utilidad son bastante limitados.


¡Por eso, antes de desarrollar una app, conviene estar atentos a unos cuántos factores que nosotros te vamos a contar. Inclusive verás que tú mismo podrás desarrollar tu app si así lo deseas!


El Objetivo

Uno de los primeros aspectos que debes definir es el objetivo. No es lo mismo crear una app para monetizar que para fidelizar. Si el objetivo es comercial, te recomendamos ponerte en manos de expertos. En Te Ayudo360 podemos hacer realidad la app que tu negocio necesita. Si la intención es desarrollar una herramienta para tu comunidad de usuarios, entonces tal vez tú mismo puedas desarrollar una. ¿Cómo hacerlo sin saber programar? Más adelante te lo contamos.

Estudio del mercado

Antes de crear una app desde cero es bueno saber si es viable. Debemos averiguar si hay otras apps que hagan lo mismo o casi lo mismo que la nuestra, cuáles son los usuarios o clientes potenciales y qué necesitan o cuál será la necesidad que se atienda.

Cómo ganarás dinero o cómo fidelizarás

Es decir, cuál será el modelo que utilizarás para lograr tu objetivo. ¿Será una aplicación de pago o una freemium tipo YouTube? ¿Funcionará a base de suscripciones o con publicidad? ¿Qué obtendrás a cambio del contenido o servicios que brindarás a tus usuarios que deseas fidelizar?

Sobrevivir después del lanzamiento

Como no queremos ser una aquellas apps que eliminan al poco tiempo después de descargar, debemos evaluar si estamos en capacidad de mantener la aplicación vigente y actualizada de forma periódica.

El lanzamiento: pre, durante y post

Una vez que, en base al análisis anterior, decidiste desarrollar tu app, debes preparar su lanzamiento para que no pase desapercibida.

Antes del lanzamiento, dos aspectos bien importantes son la selección de las palabras claves (keywords) y la elección de la categoría de tu app.

Las palabras clave permitirán a tu aplicación aparecer en los resultados de búsqueda de la App Store. Apóyate en herramientas como Google Trends, Sensor Tower y KW Finder para completar los caracteres disponibles que mejor describan tu producto.

De otro lado, necesitas elegir la categoría en la que mejor corresponde tu aplicación para que sea fácil de encontrar. Ten en cuenta que mientras más competitiva sea la categoría, más descargas necesitarás para destacarte.

Durante el lanzamiento es clave que en las instancias posteriores a la publicación de la app, ésta obtenga el mayor número de descargas. Los picos altos son interpretados tanto por Google Play como por App Store como señal positiva de la calidad y utilidad de la aplicación. Puedes apoyarte en influencers y prescriptores potenciales de tu app en internet.

Posteriormente al lanzamiento conviene desarrollar una campaña de comunicación en medios no pagos como prensa o la viralización en redes sociales y, si hubiera posibilidades, en medios de pago como publicidad ya sea en Facebook, Google Ads, Youtube o en medios tradicionales como diarios, radio o tv. Dependerá de la naturaleza y el público de tu app.


¡No nos hemos olvidado, ahora te contamos cómo podrás desarrollar tú mismo tu app!


Como te contamos anteriormente, si tu objetivo es fidelizar a tus usuarios. Puedes probar creando tú mismo tu app.

Existen distintas plataformas que facilitan hacerlo, incluso algunas de uso gratuito, aunque nosotros recomendamos optar por aquellas más profesionales que tendrán algún costo, pero que te permitirán gestionar y mantener tu app.

Una de las plataformas más sencillas y completas para crear una app sin saber programar es Appypie. Puedes crear una app para iPhone, Android, Blackberry, Windows Phone y Fire OS. Dispone de plantillas para diferentes sectores accesibles a través de un MarketPlace.

Otra plataforma bastante amigable es Creapp. Con ella podrás crear plantillas que podrás personalizar de una manera muy sencilla.

También recomendamos Mobincube. Puedes hacer apps de cualquier temática gracias a su interfaz visual para la edición. Además tiene funciones avanzadas como tienda online, bases de datos, analytics y para los más expertos, acceso al código fuente.


¿Por dónde empezar?


Para hacerlo fácil, nuestro programador profesional recomienda primero crear un boceto de tu app y dividir las funcionalidades en dos, aquellas que son imprescindibles - en las que radica la propuesta de tu app – y aquellas que no lo son pero que sería ventajoso tenerlas.

En el boceto (mockups) de la app se deben ver los detalles esenciales del diseño, las interfaces de usuario y el flujo de la misma.

A partir de ese punto podrás avanzar sirviéndote de la usabilidad de la plataforma que hayas escogido.

Debes saber que todo el trabajo se resumirá básicamente en dos frentes:

El Front-end: esta es la parte de la aplicación que puedes ver. Incluye el diseño, la navegación, los gráficos, la interacción del usuario, la animación y el procesamiento de datos.

El Back-end: es lo que no puedes ver. Incluye bases de datos, redes, almacenamiento de datos y gestión de usuarios.


¡Mucha suerte!

Te Ayudo360








8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo