• Dragan

6 Lecciones empresariales para aplicar en épocas de crisis

Actualizado: 18 jun 2021

La pandemia ha dejado lecciones importantes al sector empresarial. Algunos de esos aprendizajes conviene trasladarlos a nuestras finanzas personales y familiares puesto que, al fin y al cabo, la familia es la empresa más importante que administramos. Veamos a continuación, un breve repaso por algunas de las lecciones que nos ayudaran a sobrellevar de mejor manera las épocas de crisis:

1. Realizar proyección del flujo de caja y usar responsablemente el efectivo

Esta herramienta nos permitirá responder aquella pregunta que, seguramente, más de uno nos hemos hecho alguna vez: ¿Qué rayos hice con la plata? Saber cuánto es lo máximo que podemos gastar y cuándo lo podemos gastar, hará la diferencia entre llegar bien al final del mes o llegar raspando la olla. Dejamos un enlace donde podrán encontrar un flujo de caja familiar y descargarlo gratuitamente. https://www.teayudo360.com/recursos


2. Identificar oportunidades para reducir gastos

Una vez realizado el flujo de caja, será mucho más fácil identificar nuestros gastos y también las oportunidades de ahorro, pero igual de importante es estar bien informados. Por ejemplo, ¿Sabía que hoy los bancos han intensificado la compra de deudas con tasas reducidas hasta en 50%?; tenemos una buena oportunidad para renegociar deudas. También podemos considerar ahorros en algunos servicios contratados, como por ejemplo la televisión por cable, dado que no es indispensable. Otra manera creativa de reducir gastos es compartirlos, como en caso de aquellos que antes vivían solos en un departamento y ahora comparten la vivienda con otra persona para dividirse el pago del alquiler.


3. Asegurar línea de crédito.

Los imprevistos ocurren y muchas veces cuando menos lo esperamos. Es una buena idea tener créditos pre-aprobados o tarjetas de crédito (última opción sólo en caso de emergencia) que nos permitan afrontar momentos críticos.


4. Generar nuevas maneras de obtener ingresos.

Esta lección tiene dos aristas. De un lado, hablamos de la conveniencia de tener una especie de “seguro de desempleo”, en caso desaparezca nuestra fuente principal de ingresos. Es el típico caso de poseer un negocio como fuente adicional a nuestro ingreso principal. De otro lado, también nos referimos a la flexibilidad para adaptarnos a entornos cambiantes y reinventarnos. En esa línea, algunos venderán posesiones que ya no usan, mientras que otros aprovecharán el avance tecnológico para dictar cursos en línea. Sea cual sea la forma de conseguir una nueva fuente de ingresos, lo importante es que la crisis no nos paralice sino que nos impulse.


5. Invertir de manera inteligente.

Al igual que en el punto anterior, podemos dividir esta lección en dos aspectos. El primero, referente a inversiones imprescindibles como, por ejemplo, mejorar los servicios higiénicos del hogar (30% de hogares no tiene inodoro, pese a contar con agua y desagüe) o adquirir una refrigeradora (más del 40% de hogares carece de una) que nos permita almacenar alimentos y evitar salidas reiteradas a los centros de abasto, que pueden poner en riesgo la salud. Otro ejemplo de inversión importante en estas épocas de educación remota, es la compra de laptop o tablet para los hijos.


El segundo aspecto es el referente a las inversiones en activos que, con el tiempo, subirán de valor. Por ejemplo, en épocas de crisis económica, las empresas que mantienen excedentes aprovechan para invertir en terrenos, debido a la disminución de los precios. La economía es cíclica, hay épocas buenas y también malas. En momentos difíciles, puede resultar rentable comprar para luego vender en situaciones de recuperación o bonanza.


6. Conversar con la familia.

En las empresas se conoce como plan de comunicación. La comunicación es fundamental para asegurar el éxito de las medidas, haciendo que todos las conozcan, entiendan su propósito y ayuden a lograr el objetivo familiar.


Nos ha tocado vivir momentos difíciles, pero tenemos que formar una mentalidad resiliente y aprovechar este tiempo para crecer tanto a nivel personal, como profesional y, sobre todo, familiar.

Por último, no olvidemos la siguiente frase “En épocas de crisis, hay dos tipos de personas: quienes lloran y quienes fabrican pañuelos”.




11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo